Salteado de pollo y espárragos.

 

arroz, pollo y espárragos

 

El salteado de pollo y espárragos, perfumado con cúrcuma y pimienta, se prepara en muy pocos minutos, eso si, tienes que tener todos los ingredientes cortados, preparados y a mano. Una vez que enciendes el fuego no te podrás apartar del fogón.

Ingredientes para 4:

800 gr de contramuslos de pollo deshuesados

1 manojo de espárragos de Aranjuez

250 gr de arroz basmati

1 CC de pimienta negra molida

2 CC de cúrcuma molida

2 CS de harina panificable

3 CS de miel de anís

1 CC de sésamo natural

salsa de soja o vinagre de manzana

Elaboración:

Para elaborar este salteado de pollo y espárragos empezamos preparando la salsa. Mezclamos la miel con 80 ml de agua caliente, la pimienta molida y una pizca de sal. Reservamos.

Combinamos en un cuenco la harina, la cúrcuma y un poquito de sal, rebozamos en esta mezcla los contramuslos cortados en trozos de bocado. Salteamos en una sartén el pollo hasta que esté dorado por ambos lados. Añadimos los troncos de los espárragos cortados al bies (nos guardamos las yemas) y los salteamos durante 2-3 minutos. En ese momento añadimos la salsa de miel que hemos preparado al principio, lo integramos todo bien y lo dejamos al fuego hasta que la salsa espese un poco y adquiera un tono brillante.

Apagamos el fuego, añadimos la salsa de soja o el vinagre de manzana. Rectificamos de sal y ya está listo para servir, espolvoreado con el sésamo natural y las yemas de los espárragos salteadas, sobre el arroz basmati cocido.

Emplatado:

A mi me gusta sacar a la mesa el arroz y el salteado de pollo y espárragos separados. Cada comensal se sirve a su gusto la proporción de arroz y pollo que desea. Puedes adornar la fuente del arroz con un poco de perejil o cilantro picado por encima o quizás con algún fruto seco picado.

Trucos:

Puedes sustituir, si no es temporada, los espárragos por tirabeques, judías verdes o incluso brócoli.

Cuando ya lo hayas hecho un par de veces, te recomiendo que experimentes con distintos tipos de pimientas, verás como el plato va cambiando de sabor con cada cambio.

El truco de mezclar la cúrcuma con la harina lo puedes usar también para rebozar pescados o incluso rodajas de berenjena para freírlas. Con un chorrito de miel quedan buenísimas.

A mi me gusta cocer el arroz basmati con mucha agua y escurrirlo tras 10-12 minutos de cocción. Si lo prefieres con más sabor lo puedes saltear con un poco de ajo picado o ajetes frescos antes de servirlo.

Nos vemos en Casa Ruiz!

 

Imprimir Comparte Comparte
Entradas recomendadas

Dejar un comentario

0