Pollo glaseado con miel

 

Hay dias que necesitamos recetas rápidas, que podamos resolver en poco tiempo y que sean deliciosas. Hoy te presentamos este pollo glaseado con miel, la mezcla del ajo con el pimentón y la miel te va a sorprender.

Ingredientes:

12 muslos de pollo

2 dientes de ajo

2 CS de miel de tomillo

1 CC de pimentón dulce de la vera

zumo de 1 limón

tomillo fresco

Elaboración:

Empezamos majando los dientes de ajo en un mortero con un poquito de sal. Una vez que se ha transformado en una pasta lisa y suave, añades el pimentón y las hojas de tomillo. Continuas majando el conjunto, una vez que está todo bien integrado, añades la miel y el zumo del limón. Mezclas todo bien.

Pones los muslos de pollo en un cuenco,  lo rocías con la mezcla de miel y lo dejas marinando sobre 1 hora en la nevera.

Encendemos el horno fuerte a 240º y forramos la bandeja con papel de horno. Escurrimos el pollo de la salsa (que reservamos) y lo ponemos sobre la bandeja, tapamos con papel de aluminio por encima y asamos durante 20 minutos. Retiramos el papel de aluminio, pintamos los muslos con la salsa y devolvemos el pollo al horno, pintando y girando los muslos hasta que estén dorados y brillantes. Tardará, más o menos, unos 20 minutos.

Retiramos el pollo del horno, dejamos reposar 10 minutos y ya están listos para servir.

Emplatado:

Este delicioso pollo glaseado con miel saldrá del horno sin salsa, que se habrá consumido, dando a los muslos brillo y sabor. Para emplatarlos puedes servirlos al lado de unas hojas verdes aliñadas (las hojas de rúcola le van fenomenal) o, como hacemos nosotros, aprovechar el tiempo de horneado para en un lado de la bandeja poner unos bastones de patata que se asarán al mismo tiempo. En la foto de la receta puedes ver cómo queda.

Trucos:

No se te olvide forrar la bandeja de horno con papel encerado (papel de horno) de lo contrario te pasarás la tarde frotando la bandeja con el estropajo. La miel se quema y se agarra al fondo. El papel de aluminio tampoco es recomendable, ya que al sacar los muslos se rompe y queda pegado a la carne.

Si no tienes mortero puedes rallar el ajo sobre un cuenco y mezclarlo con el resto de ingredientes.

Puedes usar también contramuslos que quedan muy jugosos, pero en ese caso no olvides hacer unos cortes a la carne para que entre mejor el sabor de la marinada y para qué al asarse en el horno, penetre mejor el calor.

Es muy buena idea marinar las carnes en una bolsa de plástico con cierre de zip. De esta manera es mas fácil que el sabor de la marinada entre por todos los lados de la carne.

Si estás muy apurado de tiempo, no dudes en saltarte el tiempo de marinado, el sabor del pollo glaseado con miel es tan intenso que no pasará nada. Pero si puedes dejarlo marinando el zumo del limón hará que la cocción sea mas uniforme.

El tiempo de reposo fuera del horno es importante porque hace que la carne reabsorba sus jugos y se termine de asar.

Esta es la típica receta que te va a permitir jugar con las especias. Las posibilidades son enormes: curry, mezcla cajún, comino, etc.

Nos vemos en Casa Ruiz!

 

 

 

 

Imprimir
Entradas recomendadas
Showing 2 comments
  • Virginia
    Responder

    Felicidades por vuestros cinco años, es un verdaeropuerto placer ser cliente de vuestras tiendas.
    Un abrazo

    • Josemaría
      Responder

      Un millón de gracias Virginia.

      Sin clientas cómo vosotras hubiera sido imposible!!!!!

Dejar un comentario

0