Galletas de dos chocolates.

 

Galletas de dos chocolates.

 

La mezcla de chocolate negro y blanco aporta a estas galletas un perfume y un dulzor difícilmente igualable. Su textura está entre un brownie y una galleta. En resumen: son deliciosas.

Ingredientes:

280 gr. de harina floja

250 gr. de mantequilla

200 gr. azúcar claro de caña

90 gr. de cacao holandes

150 gr. cobertura de chocolate 36%

250 gr. cobertura de chocolate blanco

1 CC de café instantáneo

1 CC de bicarbonato sódico

2 huevos

vainilla en polvo

Elaboración:

Blanqueamos el azúcar con la mantequilla. Para esto, es mejor que la mantequilla esté a temperatura ambiente. Nos ayudaremos de una batidora eléctrica, a mano es agotador.

Una vez bien cremosa la mezcla añadimos los huevos y la vainilla en polvo. Seguimos batiendo hasta que tengamos una mezcla lisa y brillante.

Sobre un tamiz volcamos la harina, el cacao, el bicarbonato, el polvo del cafe y la sal. Tamizamos el conjunto.

Añadimos en tres veces la mezcla de harina y cacao a la mantequilla con huevos. Mezclamos con una cuchara de madera. Una vez todo integrado añadimos las dos coberturas y mezclamos de nuevo.

Formamos las galletas (Lo mejor es una cuchara de helado) y las colocamos en una bandeja de horno forrada con un silpat o una hoja de silicona.

Cocemos a 180 durante unos 8 minutos.  Dejamos enfriar muy bien sobre una rejilla.

Servimos.

Emplatado:

Si las vas a servir de merienda para niños, no te molestes. Colócalas en una bandeja alargada y asegúrate de tener a mano un montón de servilletas de papel. Las gotas de cobertura de chocolate derretidas son irresistibles y seguro que acaban pringados de chocolate hasta las cejas!

Trucos:

El polvo de café es fundamental para potenciar el sabor del  chocolate y hacer que esté aun mas delicioso. Las galletas no sabrán a café en absoluto.

La vainilla en polvo la puedes sustituir por una vaina raspada. El resultado será aun más espectacular.

Ten cuidado al colocar las galletas en la bandeja de horno. Se extienden mucho y corres el peligro de que se peguen unas a otras.

Si dispones de un robot de pastelería, tipo Kenwood o Kitchen aid, no dudes en usarlo. El escudo o pala es el instrumento que hemos utilizado nosotros.

Es verdad que son un poco calóricas pero para una tarde de domingo como «premio» tras un día de mucho ejercicio son estupendas. Con las cantidades que te hemos dado te saldrán unas 30.

Nos vemos en Casa Ruiz!

 

Imprimir
Entradas recomendadas

Dejar un comentario

0

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Cerrar