Fideos a la cazuela.

 

 

Hoy os presentamos estos fideos a la cazuela, un clásico de la cocina catalana bastante desconocido en el resto de España. Después de un verano de paellas y fideuás, dale una oportunidad a esta receta. Te va a encantar.

Ingredientes:

300 gr de fideo gordo (numero 4)

300 gr de costilla de cerdo
¼ K de salchichas la garriga
½ cebolla picada
½ pimiento verde
2 tomates rallados

Canela, Pimienta negra…

Ingredientes de la picada:

20 gr de Avellanas tostadas
20 gr de Almendra natural
10 gr de Piñón español 
1 diente de ajo
Perejil fresco
Pan duro

Elaboración:

En una olla de hierro colado tipo le creuset, sofreír las carnes hasta dorar. Añadir la cebolla y el pimiento verde, una vez bien sudados añadimos el tomate. Dejamos que el sofrito llegue a su punto óptimo, añadimos el fideo y removemos para que el fideo se empape bien del sofrito. En este punto se puede dejar la preparación y rematarla antes de servir.
Llevamos a ebullición un fondo oscuro de carne. Tostamos las almendras y los piñones en una sartén sin nada de grasa y preparamos una picada de avellana tostada, almendra, piñones, perejil fresco y un poco de pan duro que habremos majado en el mortero. Una vez que el fondo oscuro esta hirviendo añadimos el contenido del mortero y  lo dejamos cocer 3 minutos.
Añadimos el caldo al fideo hasta que lo cubra rasamente, añadimos la pimienta y la canela,  lo dejamos cocer 4 minutos. Retiramos del fuego, tapamos y dejamos reposar 20 minutos. Deben quedar melosos. Ni secos ni caldosos.Ya están listos paran servir.
Se pueden añadir unos guisantes al final para refrescar el conjunto.

Emplatado:

A la hora de servir estos fideos a la cazuela, lo haremos como si de una paella o una fideuá se tratara. Sacamos la olla a la mesa y la colocamos sobre un salvamanteles para proteger la mesa del calor. Servimos  los fideos a la cazuela a los comensales sobre unos bonitos platos de barro muy decorados.

Trucos:

El sofrito y el fondo oscuro de carne son las claves del éxito de esta receta. El sofrito debe hacerse sin prisas. Debe quedar totalmente pochado, sin nada de agua del tomate y la cebolla, y ha de hacerse sobre un fuego lento muy controlado.

El fondo oscuro de carne es mejor prepararlo en casa con ingredientes de primera calidad. Si nos resulta imposible, acudiremos al mejor caldo de carne que encontremos en el mercado.

La textura de los fideos a la cazuela es melosa. No debe quedar como una sopa, ni como un plato de pasta. Es importante jugar con la cantidad de liquido para obtener un resultado óptimo. Un buen truco es quedarnos con un poco de caldo sobrante a mano, así podremos ajustar la textura si quedaran muy secos. Si nos pasamos de caldo, ya no hay solución.

Los diferentes frutos secos que utilizamos en la picada son imprescindibles para darle profundidad al plato. Puedes usar algún otro fruto seco, pero la avellana y los piñones son imprescindibles a la hora de preparar los fideos a la cazuela.

Una vez que has añadido los fideos al sofrito y estos se han empapado bien de los sabores puedes aparcar la preparación y retomarla justo antes de la comida. Recuerda, en este caso, calentar la cazuela donde están los fideos y el fondo oscuro con la picada antes de proseguir.

Juega con las especias, nosotros usamos canela que le da una dimensión diferente, pero tu imaginación es el limite.

Nos vemos en Casa Ruiz!

 

 

Imprimir
Entradas recomendadas

Dejar un comentario

0

Al continuar utilizando nuestro sitio web, usted acepta el uso de cookies. Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Cerrar