Cazuela de alubias moradas y ternera.

 

 

Te presentamos una manera diferente de servir las alubias. Este es un plato de indudable inspiración mexicana. El resultado es una cazuela espesa y muy diferente. Servirla con una guarnición de aguacate, tomate, cebolla y queso le aporta frescura y hace que la comida se convierta en una fiesta!

Ingredientes:

1 kilo de carne de ternera para guisar en trozos no muy pequeños

250 grs de alubia morada

1 cebolla picada

1 puerro picado

3 dientes de ajo

2 hojas de laurel

3 chiles chipotle secos

2 CS de comino

1 CS de pimentón dulce

1 CS de pimienta negra

1 lata de 800 gr de tomate natural troceado

1 taza pequeña de café

Elaboración:

Empezamos el día anterior poniendo a remojo las alubias bien limpias en agua fría.

El dia del guiso doramos la carne por todos los lados, si es necesario, lo haremos en varias tandas para evitar que la carne suelte agua y se cueza en lugar de freírse. Para obtener mejores resultados, recomendamos secar la carne bien con papeles de cocina antes de echarla al aceite.

Retiramos la carne a un plato y en ese fondo rehogamos el puerro, la cebolla, y los ajos laminados. Este paso lo haremos a fuego lento, evitando que la verdura se dore. Una vez que hayamos dejado la cebolla y el puerro bien pochados añadimos el comino, la pimienta negra, el pimentón y los chiles chipotles (previamente los abriremos, retiramos las semillas y los trituramos en un mortero o en un molinillo de café) Tostamos las especias durante 1 minuto en la cazuela y añadimos el tomate con todos sus jugos y llevamos el conjunto a ebullición. Dejamos que el tomate pierda su agua y añadimos la carne con los jugos que haya soltado. Guisamos hasta que esté tierna unas 2 horas.

Mientras, cocemos las alubias en su agua de remojo en olla super rápida unos 8-12 minutos. Dejamos que la olla pierda la presión de forma natural y abrimos la olla.

Una vez que la carne esté tierna añadimos las alubias escurridas a la cazuela, si fuera necesario, añadimos algo del agua de las alubias a la olla hasta cubrir, añadimos también el café y dejamos que cueza el conjunto media hora. Rectificamos de sal.

Emplatado:

Esta cazuela es perfecta para una comida de fiesta. Puedes prepararla el día anterior y el día de la celebración solo tienes que preparar los complementos. A la hora de servirlo saca la cazuela a la mesa y pon en diferentes cuencos: aguacate picado, tomate cortado en cuadraditos, cebolla roja laminada y otro con queso fresco desmigado. Los comensales se servirán a su gusto de estos ingredientes sobre su plato y lo pueden decorar con tortillas de trigo o maíz tostadas (nachos).

Trucos:

Los tomates de lata de buenas marcas son un gran producto. Se recogen en temporada de verano, cuando los tomates están en su mejor momento y se envasan enseguida sin que pierdan casi nada de sus propiedades. A veces son mejor solución que usar tomate natural sin sabor.

Aunque te parezca raro añadir café a un guiso, te recomendamos que no lo quites. Nadie será capaz de identificarlo al final y le da al plato una profundidad difícil de igualar. En la cocina española tradicional se utilizaba mucho el chocolate en este tipo de platos, pero poco a poco se ha ido perdiendo esa costumbre.

El resultado final de esta cazuela es bastante espeso. Ten cuidado con la intensidad del fuego hacia el final de la cocción para evitar que se te agarre al fondo de la olla. Si te queda demasiado liquido sube el fuego hacia el final para que se evapore el exceso de agua.

Para limpiar los molinillos de café después de picar especias en el lo mejor es usar miga de pan fresco. Este arrastrará los restos de especias del molinillo para que no se estropee  la próxima preparación. Si no tienes pan puedes usar unos granos de arroz en su lugar.

Nos vemos en Casa Ruiz!

 

Imprimir
Entradas recomendadas

Dejar un comentario