Pao de queijo (Pan de queso)

queijo

El pao de queijo es una gran receta, clásica de Brasil, elaborada íntegramente con harina sin gluten. En este caso la harina de mandioca aporta suavidad y una textura delicadísima. Prepáralas en el próximo aperitivo que sirvas en casa o como acompañante de un guiso de carne. Te aplaudirán seguro!

Ingredientes:

500 grs de harina de mandioca

150 cc de aceite de girasol

300 cc de leche entera

250 grs de queso parmesano

1 1/2 cucharaditas de sal

2 huevos

Elaboración:

Empezamos a preparar el pao de queijo y ponemos en una olla la leche, el aceite y la sal. Dejamos que rompa el hervor. Añadimos la harina de mandioca y movemos sobre el fuego hasta que se forme una masa (no será una masa compacta todavía). Apartamos la olla del fuego y añadimos los huevos, los integramos con la masa y luego  el queso parmesano rallado. Integramos bien y amasamos ligeramente (a mano) dentro de la misma olla donde hemos preparado la mezcla.

preparamos las bolitas de pan de queso y las colocamos en una placa de horno, forrada con papel de horno o espolvoreada con un poco de harina de mandioca extra, para que las bolas no se peguen al fondo de la placa y las podamos retirar con facilidad. Las cocemos a horno suave 180º hasta que se inflen y se doren un poquito. Servirlas calentitas.

Emplatado:

A nosotros lo que mas nos gusta es colocarlas en una cesta de mimbre y taparlas con un paño, de esos bonitos que no usamos a diario, para que conserven el calor durante mas tiempo. Se comen con los dedos así que no olvides colocar unas bonitas servilletas de papel a mano. Tus invitad@s se chuparan los dedos.

Trucos:

En el pan de queijo no dudes en sustituir el queso parmesano por queso manchego curado. Quedará buenísimo también y con un toque un poco mas personal y mas «ibérico».

Ayúdate de un sacabolas de helado para que todas las bolitas te salgan del mismo tamaño. Con esta receta te tienen que salir unas 20 unidades.

Si vas a  hacerlas a mano no dejes de untártelas en mantequilla o aceite para que la masa no se te pegue a los dedos.

Resiste la tentación de cambiar el aceite de girasol por otro de oliva virgen. Saldrán muy fuertes de sabor y no sabrán a queso.

Vas a quedar muy bien con esta receta, y si tienes alguna duda pásate por cualquiera de las tiendas e intentaremos ayudarte.

Nos vemos en Casa Ruiz!

Imprimir Comparte Comparte
Recent Posts
Mostrando 2 comentarios
  • Adriane
    Responder

    En donde esta Casa Ruiz? Yo estoy en Queretaro, Méxuco…

    • Josemaría
      Responder

      En Madrid y Barcelona, España. Nos encanta que nos lean desde tan lejos!!
      Un saludo muy cariñoso.

Dejar un comentario

0