Escabeche de caballa y alcachofas.

 

Escabeche de caballa y alcachofas, un plato tan sencillo como suculento. Es muy apropiado Para nuestros clientes más noveles y menos expertos en la cocina. Se prepara en un momento y el resultado es difícilmente superable. Ven a nuestras tiendas a jugar entre frascos de especias y desarrolla tu imaginación.

Ingredientes:

4 alcachofas

2 caballas (jurel, chicharro)

1 cabeza de ajos

2 CS de mezcla de hierbas para escabeche

1 CC de pimentón dulce

250 ml de aceite de oliva virgen extra

250 ml vinagre blanco

500 ml de agua

Elaboración:

Para preparar este escabeche de caballa y alcachofas lo primero que vamos a hacer es pelar bien las alcachofas hasta dejarlas en un corazón tierno. Las partimos en cuartos y las reservamos.

Limpiamos bien las caballas y las partimos en tres trozos cada una. Esta preparación la pueden hacer en la pescadería.

Separamos los dientes de la cabeza de ajos y escogemos los mas hermosos. Sin pelarlos, les damos un golpe con la parte plana del cuchillo o con la maza del mortero.

En la unica olla que vamos a usar en esta preparación ponemos: los cuartos de alcachofas, los dientes de ajo, la mezcla de hierbas para escabeche, el pimentón dulce y un poquito de sal. Añadimos también los líquidos y llevamos a ebullición.

Cocemos hasta que las alcachofas estén en su punto, mas o menos tardará entre 15-20 min.

En ese momento añadimos los trozos de caballa, tapamos y dejamos al fuego 5 minutos más. Retiramos del fuego y SIN DESTAPAR la olla lo dejamos reposar 10 minutos.

Así ya está listo para servir pero mejora mucho con un reposo prolongado.

Emplatado:

Para servir este escabeche de caballa y alcachofas nosotros hemos sacado la vajilla de gala, como puedes ver en la foto del encabezamiento. Este es un plato muy humilde y con un coste muy bajo pero es riquísimo y digno de las mesas más exigentes.

Trucos:

Las alcachofas dejan un rastro negro en las manos al pelarlas que es difícil de quitar después. Si es la primera vez que lo haces no dudes en ponerte unos guantes para evitarlo.

Para que las alcachofas no se oxiden es importante que queden sumergidas en agua sin contacto con el aire. Nosotros, una vez que están sumergidas, ponemos un plato encima y así evitamos que queden en la superficie. A ese agua le puedes añadir unas ramitas de perejil o unas gotitas de limón.

Puedes sustituir el agua por fumet de pescado, ganarás en sabor pero también queda muy rico con agua. Nunca hacemos fumet de pescado con espinas o restos de pescados azules.

Este escabeche de caballa y alcachofas queda muy rico con nuestra mezcla para escabeche, pero puedes complementarla añadiendo unas bolas de pimienta negra, laurel, etc.

Ten cuidado si tienes que recalentar el guiso, no queremos que el pescado se pase y quede seco.

Nos vemos en Casa Ruiz!

 

 

Imprimir
Entradas recomendadas

Dejar un comentario