frutos secos

MAS INFORMACION SOBRE FRUTOS SECOS

Los frutos secos han sido objeto de numerosos estudios científicos que han reivindicado su importante papel en nuestra alimentación.

Los efectos beneficiosos de su consumo sobre la salud son múltiples, especialmente crudos y con piel, ya que muchos micronutrientes de gran actividad biológica se descomponen o pierden por fritura, cocción o tostado. El consumo regular de frutos secos, sobre todo almendras, nueces y avellanas, se asocia a un mejor control de las cifras de lípidos en sangre como colesterol total y triglicéridos. Han demostrado además ser capaces de elevar los niveles de HDL-colesterol, que es la fracción beneficiosa y protectora.

Otro gran efecto beneficioso para la salud son sus propiedades antioxidantes, que contribuyen a la prevención de la oxidación del organismo y el control del estrés oxidativo, por lo que son útiles en la prevención de algunas enfermedades donde actúa la oxidación, como algunos tipos de cáncer, las enfermedades cardiovasculares, el deterioro cognitivo relacionado con la edad o el envejecimiento en general.

Un seguimiento a largo plazo del The New England Journal of Medicine durante 30 años, a más de 120000 personas, certifica una relación inversa entre la dosis diaria consumida y la mortalidad; tomar frutos secos siete o más veces por semana reduce esta en un 20%.

Los frutos secos, a pesar de ser calóricos, no se relacionan con incremento de peso, y de hecho se incluyen muchas veces en regímenes de adelgazamiento. Tradicionalmente se ha recomendado un consumo diario de 30-40 gr, aunque estudios recientes sugieren que se puede aumentar hasta los 100 gr sin ganancia de peso en una dieta equilibrada.