algas deshidratadas

MAS INFORMACION SOBRE ALGAS DESHIDRATADAS

Las algas, vegetales acuáticos de estructura sencilla que están en el origen de la vida, han formado parte de la dieta humana desde tiempos ancestrales. Ha sido en el Lejano Oriente donde su uso ha estado tradicionalmente más extendido; en países como Japón son consumidas a diario. Sin embargo, su importancia nutricional y sus reconocidos efectos beneficiosos sobre la salud, hacen que este consumo esté aumentando de manera muy notable en el resto del mundo. También contribuye a este auge el ser, por sus especiales características gastronómicas, muy valoradas y utilizadas por los chefs más prestigiosos.

En cuanto a los valores nutricionales más importantes de las algas, hay que señalar que;

-Minerales; Son una inmejorable fuente de ellos, ya que contienen todos los que el cuerpo necesita; calcio, fósforo, magnesio, potasio, y azufre. Además aportan oliogoelementos o minerales traza, aquellos que se necesitan en menores cantidades pero son imprescindibles en muchas funciones metabólicas. Entre todos ellos destaca el yodo, cuyo déficit afecta a gran parte de la población mundial, y el hierro, que al venir acompañado por vitamina C, se asimila con mayor facilidad.

-Proteínas; A diferencia de los vegetales terrestres, las proteínas de las algas son de alto valor biológico. Se aprovechan mejor por el organismo, ya que contienen todos los aminoácidos esenciales, y muchos no esenciales.

-Vitaminas; Junto con los dos grupos anteriores, las vitaminas constituyen el aporte nutricional más interesante de las algas. Son muy ricas en vitamina A (en forma de carotenos), vitamina E y vitamina C. Especialmente notable es su contenido en vitamina B12,(que no se encuentra en casi ninguna otra fuente vegetal), esencial para la formación de glóbulos rojos y para el metabolismo energético de los músculos, entre otras importantes funciones.

Las algas, además, son muy pobres en grasas ( y las que tienen son cardiosaludables), y son muy ricas en fibra alimentaria de alta calidad.

La preparación de las algas deshidratadas es muy sencilla; algunas, como la dulse o la wakame, se toman habitualmente crudas en ensaladas, y son, probablemente las más indicadas para iniciarse es su consumo, por su sabor suave; otras se tuestan o cocinan brevemente, y sólo la kombu necesita tiempos de cocción largos. El gran número de aplicaciones en cocina dan fé de su versatilidad.

A efectos prácticos, bastan aproximadamente unos 5 gr de alga seca por persona,  y hay que tener en cuenta que una vez rehidratadas o guisadas, aumentan hasta 20 veces su volumen en seco.

Nuestras algas ecológicas provienen, todas, de las rías gallegas, donde crecen silvestres en las mejores condiciones en un medio marino de justa fama mundial; y se recolectan de manera manual en su mejor momento de desarrollo, antes de que se marchiten, y sean arrancadas por el mar.